Los días de la tierra se están haciendo más largos, y todo es debido a nuestra misteriosa Luna

Si tuviéramos que viajar atrás en el tiempo a un tiempo mucho más temprano en la historia de la tierra-digamos 1 millón años antes de la actualidad-podríamos estar sorprendidos de ver cómo las cosas diferentes eran hace mucho tiempo. Por supuesto, nuestro planeta se veía muy diferente, al igual que las variedades de la vida que vivían en ella en tiempos antiguos. Sin embargo, había otras cosas que nos daríamos cuenta si viajamos de regreso a este mundo del pasado lejano, como la duración de cada día en nuestro planeta: hace 1 millón años, un día típico duró sólo 18 horas.

¿Qué habría causado que los días de hace mucho tiempo hubieran sido mucho más cortos? En realidad tenía que ver con un fenómeno que todavía se está produciendo hoy en día, y que está causando días sobre el lento paso del tiempo para conseguir más y más tiempo.

Según las nuevas investigaciones publicadas en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, el hecho de que la luna se haya ido alejando lentamente de la tierra ha provocado que la rotación de nuestro planeta disminuya gradualmente con el tiempo. El resultado de la disminución de la rotación de la tierra, por supuesto, ha sido largo días.

Todos los objetos en el espacio ejercen una influencia gravitacional el uno sobre el otro, en relación a su cercanía. Lo mismo puede decirse de todos los objetos de nuestro sistema solar, que van desde nuestro sol hasta los planetas constitutivos de cada una de sus lunas.

Para el estudio, los investigadores confiaron en la ciencia de la astrochronology, un proceso que mide la edad de los depósitos de suelo y otras características sedimentarias astronómicamente, a menudo en relación con la precesión — un factor clave en lo que se denominan ciclos Milankovitch — u otros datos astronómicos. Con la ayuda de este proceso, los investigadores pretenden aprender geológicamente valiosa sobre el pasado antiguo, lo que produciría datos casi tan fiables como los que se pueden estudiar en la actualidad.

A principios del siglo XX, el matemático serbio Milutin Milankovitch calculó la periodicidad de los períodos glaciares en la tierra utilizando información de proxies geológicos. Él determinó que los factores que gobernaban probables incluían variaciones en la forma de la órbita de la tierra alrededor del sol (excentricidad), así como su precesión, y la inclinación axial de la tierra.

Milutin Milankovitch

Según los investigadores, "más allá de hace unos 1,5 mil millones años, la luna habría estado lo suficientemente cerca como para que sus interacciones gravitacionales con la tierra hubieran destrozado la luna". La tierra posee solamente un satélite natural, mientras que otros planetas, tales como Marte o Júpiter, tienen satélites numerosos en órbita alrededor de ellos, que son a menudo visibles de la tierra con la ayuda visual de un telescopio. Sin embargo, la luna de la tierra ha jugado un papel clave en muchas de las fuerzas naturales en juego en nuestro planeta en el transcurso de los 4,53 mil millones años desde que se formó.

Combinando datos geológicos recogidos a través de procesos astrochronological con datos estadísticos, los autores del estudio pudieron medir períodos de "máxima volatilidad" en el pasado antiguo, parcialmente centrándose en lo que se conocía como grapoloids, una forma extinta de invertebrados marinos una vez una especie importante del zooplancton durante el Paleozoico temprano.

"deducimos que estos ciclos influyeron en la especiación y la extinción de graptolitos a través de cambios climáticos a la circulación y estructura oceánica", destacan los autores del estudio. "nuestros resultados confirman la existencia de Milankovitch grandes ciclos en la era Paleozoico temprana y muestran que los procesos conocidos relacionados con la mecánica del sistema solar estaban conformando las tasas de macroevolutionary marinos comparativamente temprano en la historia de la vida compleja."

Otro foco clave del estudio fue un área de 1,4 mil millones años en el norte de China conocida como la formación de Xiamaling, así como muestras de proxy de 55 millones años de Walvis Ridge, una característica del océano profundo ubicada en el Atlántico Sur. Los resultados del estudio revelaron variaciones en la dirección del eje de rotación de la tierra (precesión), así como cambios en las características rotatorias con el tiempo. Estos datos fueron utilizados para determinar confiablemente que los días en la tierra durante estos períodos anteriores eran mucho más cortos cuando están comparados con hoy, puesto que la distancia entre la tierra y la luna es mayor ahora que era durante la era Paleozoico.

Hay momentos en que la notable unidad entre disciplinas científicas separadas, y su naturaleza complementaria entre sí, se vuelve sencillamente fascinante. Aquí, aprendemos acerca de la astronomía antigua desde el estudio de la geología, aunque se puede decir hasta cierto punto que lo mismo se aplica también en reversa, siempre ampliando nuestra comprensión general del tiempo geológico profundo. El estudio, titulado "estimulación de las tasas de Paleozoico macroevolutionary por Milankovitch Grand Cycles," fue co-autor por James S. Crampton, Stephen R. Meyers, Roger A. Cooper, Peter M. Sadler, Michael Foote, y David Harte.

Como nota final, para más información sobre los ciclos Milankovitch y su uso en la determinación de los cambios climáticos en la tierra a lo largo de la prehistoria, véase aquí; y para más información sobre el concepto de "tiempo profundo" geológico, ven aquí.

Facebook Comments